Ventana

SONO ONDA 99.7 FM Radio & TV

La Mejor Sintonía y la Mejor Cobertura de Manabí
Una Verdadera Radio Visual - Con más de 43 años al AIRE

Pacientes con enfermedades crónicas desatendidas por COVID-19 todavía luchan para recibir tratamiento en Lationoamérica

Pacientes con enfermedades crónicas desatendidas por COVID-19 todavía luchan para recibir tratamiento en Lationoamérica

Aproximadamente 190 millones de personas padecen dolor crónico en América Latina, lo que representa el 30% de su población. La mitad de estos pacientes no ha recibido atención médica desde el inicio de la pandemia, indica la Federación Latinoamericana de Asociaciones para el Estudio del Dolor (Fedelat).

Joao García, presidente de esta organización, sostiene que esto agrava el estado de salud y el cuadro clínico de los pacientes, quienes incluso pueden caer en la automedicación.

 

“Es un impacto inmenso en términos de salud pública, porque estamos hablando de personas cuya condición empeora todos los días debido a esta situación”, indica.

Incluso antes de la pandemia el correcto diagnóstico era, en promedio, de dos años.

“Los pacientes, pese a buscar ayuda médica, no suelen recibir respuestas sobre lo que les ocurre porque al dolor crónico tradicionalmente se le ha catalogado como un síntoma y no como una segunda enfermedad, a la que hay que tratar como tal, adecuando el tratamiento para cada caso en particular”, dice Argelia Lara Solares, jefa de medicina del dolor y cuidados paliativos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición de México.

Las experiencias con sus tratamientos, tanto tradicionales como biológicos, y la importancia del diagnóstico correcto y temprano llevó a Narcisa López a estructurar la Fundación de Reumatología y Clínica de Autoinmunes y enfermedades afines (Funcrea) en Ecuador.

La organización apoya a pacientes que padecen artritis, lupus, gota, síndrome Sjögren, enfermedades autoinmunes de alta complejidad, entre otras patologías que provocan dolores crónicos. Además, Funcrea es parte de la Alianza Nacional por la Salud.

Ella confirma que durante la pandemia fue complejo acceder a las terapias necesarias para tratar estas patologías. Indica que se han priorizado los casos de COVID-19: “Todos tenemos derecho a vivir sin dolor”, dice.

Coincide con Lara sobre que los pacientes se han visto obligados a tratar de automedicarse, pero que a través de Funcrea y sus perfiles en redes sociales han tratado de asesorar a las personas de forma constante.

García explica que aún persisten algunas barreras que restringen la capacidad de respuesta de los sistemas sanitarios, como la falta de información acerca de enfermedades que provocan dolor crónico y del manejo adecuado de los tratamientos según el tipo de paciente, la carencia de programas de formación médica en la materia y el limitado acceso a los tratamientos.

Todo ello provoca que en América Latina tengamos el triple de personas con dolor crónico de las que existen en el resto del mundo. Al no atenderlos correctamente y a tiempo, su condición empeora y es cada vez más difícil brindarles el alivio que necesitan para continuar con sus vidas”, afirma.

Con el fin de visibilizar esta problemática se realizó el ‘Primer taller latinoamericano de dolor crónico para periodistas’, el pasado 2 de octubre, organizado por Grünenthal con la participación de especialistas latinoamericanos en manejo de dolor, la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia y la periodista científica y editora de la sección Ciencia y Salud del diario La Nación de Argentina, Nora Bär.

Durante el taller se resaltó la importancia de impulsar espacios de comunicación para visibilizar las enfermedades desatendidas y los posibles efectos de COVID-19 sobre estas patologías. 

Fuente: El Universo

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Recientes